Top 5 para el cuidado de las llantas

Todos sabemos que para que un vehículo esté libre de accidentes lo primero que se debe cuidar es de las llantas, de tal manera se debe seguir una rutina para cuidarlas y así poder sacarlo un alto rendimiento y eficiencia.

En consecuencia, esta es una lista de cinco pasos que se deben seguir para cuidar de los neumáticos, lo que prevendrá posibles accidentes indeseados que no sólo pueden afectar la integridad del vehículo.

1. Algo muy sencillo para empezar. Revisar frecuentemente (mínimo una vez al mes) la presión de las llantas para carro o para cualquier otro vehículo. Según investigaciones de entidades internacionales relacionadas con la seguridad vial, la principal causa de las fallas en los neumáticos es la falta de presión adecuada. Si una llanta se desinfla sin causa alguna es mejor revisar más a fondo todo el neumático.

2. Ahora es momento de hacer una profunda inspección periódica de las llantas, así se pueden identificar señales anormales que representen desgaste o algún daño específico. Para garantizar la máxima durabilidad y una larga vida en los neumáticos es preciso visitar a un especialista al menos una vez al mes para una inspección ocular muy detallada del estado de las llantas. Al mismo tiempo, cuando se piensa realizar un viaje largo en automóvil lo primero que se debe hacer es una inspección general del vehículo y revisar el actual estado de los neumáticos.

3. Rotar los neumáticos al menos cada 10.000 kilómetros. La rotación de las llantas es fundamental para equilibrar el desgaste, así se puede proteger la banda de rodamiento y obtener una máxima durabilidad en los neumáticos. En los vehículos de tracción delantera la mayor parte de la fuerza de frenado, de la dirección y de otras fuerzas motrices son llevadas a las ruedas delanteras, por lo que a determinado kilometraje se deben intercambiar las llantas delanteras con las traseras.

4. De los neumáticos depende la estabilidad del vehículo, por lo tanto es muy importante mantener las llantas en un equilibrio adecuado. Un mal balanceo no sólo puede causar un desgaste anormal y un viaje incómodo, también es causante de un desgaste excesivo en la suspensión y en otros componentes del vehículo. Un neumático desbalanceado puede ser detectado por un golpeteo severo, que generalmente es más pronunciado a altas velocidades. El equilibrio de las llantas tiene que ver con la colocación de los pesos en los lugares adecuados en la circunferencia interior de la rueda, en consecuencia, las llantas siempre deben estar balanceadas cuando se instalan por primera vez o cuando se vuelven a montar.

5. La alineación y balanceo en la dirección y en la suspensión son de vital importancia a la hora de sacarle el máximo rendimiento a los neumáticos. Una mala alineación de la dirección y la suspensión, delantera o trasera, no sólo puede afectar negativamente a la sensibilidad de la dirección y la estabilidad de un vehículo, también pueden causar un desgaste rápido e irregular de las llantas. Si la alineación no se corrige a tiempo puede arruinar un neumático en un corto período de distancia y de tiempo.

Comentarios

Entradas populares