¿Qué son las Llantas Run-Flat?

Desde el principio de los automóviles, los neumáticos y las llantas han jugado un papel de gran importancia en la determinación de comodidad y seguridad general del vehículo.

Precisamente, las llantas son los elementos del automóvil que se ven sometidos a pesadas condiciones de trabajo, pues tienen que soportar altas temperaturas, están expuestos a todos los elementos y en toda su vida útil deben lidiar con un sinnúmero de escombros que se hallan en las carreteras, entre esos objetos, algunos pueden hacer daños irreparables a los neumáticos y es lo que se conoce como un “Pinchazo”.

En el momento del “Pinchazo” es donde las Llantas Run-Flat se convierten en un elemento esencial. Gracias a los esfuerzos continuos en investigación y desarrollo por parte de los fabricantes de neumáticos se ha mejorado la durabilidad y la longevidad de estos productos, aunque recientemente se han desarrollado llantas que pueden mantener la movilidad del vehículo temporalmente. Esto es lo que se conoce como llantas Run-Flat que proporcionan al conductor más flexibilidad a la hora de decidir dónde hacer la reparación de llantas.

Teniendo en cuenta que el peso del vehículo no es sostenido por las llantas si no por el aire que se encuentra dentro de ellas, al tener neumáticos que puedan mantener la movilidad temporal del vehículo, después de la pérdida de aire, es posible avanzar unos kilómetros para encontrar un buen servicio de reparación de llantas.

De tal manera, en la actualidad es posible encontrar tres tecnologías de llantas Run-Flat que se utilizan para ayudar a mantener la movilidad del vehículo cuando se pincha un neumático. Se trata de los neumáticos autosellantes, neumáticos auto-portantes y neumáticos con apoyo de un sistema auxiliar.

Con respecto a las llantas Run-Flat autosellantes ha sido diseñada para solucionar la mayoría de los pinchazos al instante y de forma permanente. Estos neumáticos tienen una construcción estándar con la excepción de un revestimiento adicional dentro del neumático bajo la banda de rodamiento que está recubierto con un sellador de punción que sella permanentemente la mayoría de pinchazos de clavos, pernos o tornillos. Estos neumáticos proporcionan primero un sello alrededor del objeto cuando se pincha el neumático y luego rellenan el agujero en la banda de rodadura eliminando el objeto. 

Por su parte, los neumáticos auto-portantes tienen una configuración interna más rígida que es capaz de soportar el peso del vehículo temporalmente, aún cuando se ha perdido toda la presión de aire. Estos neumáticos proporcionan inserciones de goma a los lados y entre las capas del neumático, las cuales son resistentes al calor para evitar que se rompa la llanta en caso de un inesperado pinchazo. Debido a que las llantas auto-portantes son excelentes para enmascarar los síntomas tradicionales de pérdida de aire que acompañan a un neumático desinflado, se requiere de un sistema de monitoreo de presión para alertar al conductor de que han perdido la presión del aire.

Por último, los neumáticos apoyados con un sistema auxiliar son aplicaciones que ofrecen un apoyo en la rueda cuando el neumático pierde presión de aire. En estos sistemas, la banda de rodamiento de la llanta desinflada se apoya en un anillo de soporte unido a la rueda. La ventaja de este tipo de sistema es que la mayor parte de la tarea mecánica es proporcionada por una capacidad auto-portante en la rueda, que por lo general no se desgasta, además, se minimiza el daño en el neumático. Los sistemas de soporte auxiliares mejoran la calidad de la marcha, porque la rigidez de su pared lateral puede ser equivalente a los neumáticos estándar de hoy en día.

Comentarios

Entradas populares